La Alacena, algo más que comer